Los pistachos ayudan a combatir la flacidez y la celulitis

En las últimas entradas destacábamos los múltiples beneficios que tienen los pistachos para la salud. Para muchos, la flacidez es un terrible enemigo de la estética, que se presenta por la disminución o la debilidad de los tejidos como el colágeno y la elastina. Las partes más afectada comúnmente son los glúteos, el abdomen y la parte interior de los brazos. Normalmente suele acentuarse más después de un embarazo, tras seguir una dieta muy brusca y perder mucho peso de golpe, con la ingesta de harinas y sedentarismo, entre otros factores.

Una dieta equilibrada ayuda a combatir la flacidez

Realmente no resulta difícil eliminarla poco a poco, junta a la celulitis, ya que podemos incorporar nuevos nutrientes a nuestro día a día y a la dieta. Seguro que conoces muchos de ellos, y quizás te encanten. Lo importante es consumir los siguientes alimentos según recomiendan expertos en la materia, incrementando su dosis.

Alimentos que ayudan a combatir la flacidez y la celulitis

  • Los frutos secos, entre otros, el pistacho –conocido actualmente como el ‘oro verde’-, resulta muy beneficioso para nuestra piel, debido a que ayuda a contribuir a la tonicidad. Entre otras características, estos frutos aportan ácidos grasos beneficiosos que mejoran el aspecto de nuestra piel y ayudan a retrasar la oxidación de las células, siempre y cuando se consuman sin sal.

 

  • Otros aliados en el combate, son los cítricos. Son fuente de vitamina C, un nutriente presente en el kiwi, las fresas o el pimiento rojo, entre otros.
    pistachos ayudan a combatir flacidez y celulitis

 

  • El aceite de oliva siempre nos demuestra que es un alimento todoterreno. Puede ayudarnos gracias a sus ácidos grasos monoinsaturados, mayoritariamente el ácido oleico, la vitamina E y los polifenoles, cuyo poder antioxidante resulta ya indiscutible. A ello se suman las diferentes cremas dermatológicas realizadas en base a aceite de oliva.

 

  • El pepino destaca porque vuelve firme la piel. Esta hortaliza se compone en su mayoría con un 97% de agua, lo que significa una hidratación adicional en nuestro cuerpo. “Además, sus fotoquímicos ayudan a mantener intacto el colágeno y a prevenir la piel de naranja gracias a ingredientes como los aceites naturales, los minerales y la vitamina E presentes en su composición”, nos explican diferentes estudios.

 

  • Hay que buscar y perseguir los alimentos con betacaroteno, pues su consumo beneficia a nuestra piel. Incluido en todos los alimentos de color rojo y naranja como, el tomate, la zanahoria, la sandía o la calabaza.

 

  • Las legumbres de la dieta mediterránea también ayudan. Concretamente nos facilitan un gran aporte de hierro, minerales y ácido fólico.

 

  • El consumo de proteínas localizadas en el pollo, el salmón, el huevo y el tofu -esta última opción es la idónea para los veganos-.

 

  • No pierdas de vista el ácido ursólico,un desconocido para la gran mayoría. Seguramente os preguntaréis dónde encontrarlo. Una forma de consumirlo es comiendo manzanas sin pelar en abundancia, debido a que este compuesto se concentra especialmente en la piel. Sin embargo, no hay por qué hartarse a esta fruta, podemos alternarla con las peras, las ciruelas y los arándanos. ¿Y por qué resulta tan beneficioso?
    El ácido ursólico presenta propiedades antienvejecimiento, refuerza el colágeno cutáneo y dota de una mayor elasticidad a la piel.

 

En definitiva, seguir una dieta equilibrada junto con una correcta hidratación y una vida activa con al menos 30 minutos de ejercicio diario, favorece a un estilo de vida donde podrás reducir el exceso de grasa, la flacidez y la celulitis. Es importante tener en cuenta que la alimentación es el principal aporte de energía en nuestro organismo, por lo que la ingesta de alimentos naturales favorecerá a un correcto desarrollo de nuestro metabolismo y funciones internas.