El pistacho aporta felicidad hasta en su nombre 

Nos declaramos enamorad@s del pistacho mediterráneo y de todos los beneficios y propiedades que aporta a nuestro cuerpo y nuestra salud. Por ello, nos sumamos a la afirmación que dice que ‘el pistacho es un fruto seco muy especial y diferente al resto de los frutos secos’.

¿Por qué el pistacho es diferente?

Como ya hemos visto en alguna ocasión, es diferente por su color verde particular. Es diferente por la semi apertura de la cáscara que deja ver el fruto sin tener que abrirlo totalmente y es diferente por muchos otros motivos que iremos descubriendo en nuestro espacio #PistachoLovers.

Pistachos sin sal a granel calidad

Volviendo al matiz de que el pistacho cuenta con una semi apertura de la cáscara para ver el fruto y poder abrirlo, hay que indicar que la cáscara se divide en dos partes que pueden parecer una cara sonriente. Esta similitud hace que en algunos países se le conozca como el fruto seco feliz.

Por ejemplo, en Irán llaman a nuestro fruto seco favorito el “pistacho sonriente”. Si nos vamos unos kilómetros más al este, en China se le conoce como “la nuez feliz”. Si echamos mano a la historia, descubrimos que los persas lo bautizaron como “la nuez sonriente”. Todos estos nombres, hacen referencia clara a la morfología tan singular y particular que tiene el fruto seco y que, por supuesto, lo convierte en único y singular.

Como acabamos de comprobar, hay determinados países en los que se confunde al pistacho con las nueces llegando a llamarlo como la “nuez feliz”. Aunque sabemos que no estamos hablando de frutos secos de la misma familia, a diferencia de las nueces.

¿Sabías que las cáscaras del pistacho se abren por ellas mismas en el árbol?

Cuando el fruto está maduro, las cáscaras se separan del fruto y éstas se parten por sí solas en el mismo árbol. Una vez que se ha llevado a cabo la recolecta y se ha desechado la envoltura exterior, se queda el fruto seco tal y como lo conocemos, para poder usarlo retirando, simplemente, su cáscara sonriente y pasando a aportarnos felicidad, por su inconfundible sabor, en nuestras meriendas, recetas y platos.