Por qué no pueden faltar los frutos secos en nuestra dieta

Es habitual escuchar y leer en diversos medios que no pueden faltar los frutos secos en nuestra dieta, y ello es debido a que los frutos secos aportan infinidad de beneficios a nuestro organismo, sumándole la gran fuente de antioxidantes, proteínas y minerales que favorecen la salud cerebral y la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Además, poseen altos niveles de fibra, por lo que los frutos secos son un aliado para aumentar la sensación de saciedad entre horas, para picar o para acompañar los almuerzos y meriendas de forma saludable junto a una pieza de fruta.

Una alimentación saludable resulta clave si lo que buscamos es cuidar la salud de nuestro organismo, y los frutos secos forman parte de la selección de alimentos idóneos para conseguirlo.

Normalmente cuando se realiza una dieta o se cuida la ingesta de calorías para adelgazar, se tiende a pensar que los frutos secos son alimentos concentrados en grasas y calorías, pero la realidad es que pueden ayudar a la pérdida de peso debido a su riqueza en grasas mono insaturadas. Su ingesta reduce la liberación de hormonas que producen saciedad y evita que se ingieran grasas saturadas.

Y por si fuera poco, al ser alimentos duros, exigen mayor nivel de masticado, por lo que los frutos secos nos ayudan a saciarnos y junto a su perfil de grasas saludables, pueden ayudarnos a prevenir o revertir el desarrollo de barriga.

 

por que no pueden faltar los frutos secos en nuestra dieta

Los frutos secos favorecen la salud de tu corazón y tu cerebro

Por sus buenos nutrientes y antioxidantes, los frutos secos nos ayudan a cuidar la salud del organismo, beneficiando sobre todo el sistema cardiovascular y el funcionamiento cerebral.

Reducen el riesgo de sufrir cardiopatías coronarias, y además, mejoran el perfil de lípidos del organismo, contribuyendo de esta forma a eliminar factores de riesgo cardiovascular.

La buena circulación sanguínea que fomentan no sólo beneficia al corazón, sino también, a la salud cerebral, la ingesta diaria de frutos secos reduce el deterioro cognitivo y protege nuestras habilidades mentales.

Por ello, para cuidar la salud del organismo también es de gran importancia incluir frutos secos en la dieta habitual.

Los frutos secos pueden ayudarte a ganar músculo

Si lo que buscas es estar en forma y sentirte bien incrementando la musculatura, los frutos secos también pueden ayudarte, ya que poseen ácidos grasos insaturados y sobre todo, omega 3 que se asocia a un mayor anabolismo muscular.

Además, su ingesta ayuda a reducir los niveles de cortisol en el organismo y consecuentemente, favorece la hipertrofia o el crecimiento muscular.

Si nuestro objetivo es que queremos estar en forma y saludables, los frutos secos no deberían faltar en nuestra dieta diaria, ya que consumiendo un puñado de nueces, almendras, pistachos, avellanas y/o cacahuetes cada día podemos disfrutar de grandes beneficios y ayudas para sentirnos y lucir mejor.

Por si esto fuera poco para poner en valor su riqueza nutricional, los frutos secos nos aportan una gran cantidad de proteínas, fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes. Todos los estudios científicos realizados valoran las propiedades de los frutos secos, como por ejemplo las nueces, que están relacionadas como factor de prevención de enfermedades crónicas, como cambios en el metabolismo glucémico y de los lípidos, estrés oxidativo e inflamación.

Cada fruto seco tiene un gran valor como fuente de salud. Como ejemplo podemos encontrar que los pistachos alivian las menstruaciones difíciles y las almendras y los piñones, el dolor de rodilla.

Los pistachos también son bajos en calorías, nos ofrecen inmensos beneficios, y además nos ayudan a prevenir los riesgos de enfermedades circulatorias y cardiovasculares. Los valores nutricionales de los pistachos son aptos para su consumo diario.

Contienen numerosas vitaminas, del grupo A, B, C y E, pero los pistachos también son ricos en fibra, potasio y hierro. Además, contienen arginina, una sustancia muy beneficiosa para la circulación, y lo mejor de todo es que pueden consumirse crudos, en ensalada o simplemente como aperitivo, aunque también quedan genial tostados o salteados.

por que no pueden faltar los frutos secos en nuestra dieta